B I Y U

v i v i e n d a

Partiendo de un apartamento oscuro, clásico y de habitaciones pequeñas, se decide dar un giro 180º para reconvertirlo en el apartamento de verano que sus propietarios siempre soñaron.

La unificación de algunas de las estancias, eliminando algunas zonas residuales tales como pasillos hacen que, junto con el uso de colores neutros, los espacios sean más amplios y luminosos.

En cuanto a la decoración, las paredes blancas, la madera y los tejidos naturales con toques azul marino crean espacios tranquilos propios de la decoración marinera.