B A L O

v i v i e n d a

Paredes irregulares, ángulos imposibles y espacios oscuros, hicieron de esta vivienda todo un reto.

Ante la problemática de los espacios irregulares, se decidió construir tabiques perpendiculares a algunas de las paredes actuales, de manera que las estancias tomaran formas rectangulares. A su vez, se decide aprovechar ese espacio, en un principio residual, para crear estanterías y otros sistemas de almacenaje.

Por otra parte, la falta de iluminación natural de algunas de las estancias limitaban su uso. Fue por eso que, teniendo en cuenta las necesidades de la clienta, se decidió colocar puertas correderas de vidrio para la zona de comedor, así como una ventana interior que permitiera el paso de luz natural hacia la habitación reconvertida en estudio.